La omnisciencia de Rafael Reig

Inicia Reig una entrada en su blog confesando su torpeza con la tecnología:

He tenido tantos líos con los ordenadores, los móviles y todos esos cacharros que nos hacen la vida tan incómoda que a veces me siento a punto de decir, como en la película de Buñuel: Ma haine de la science et mon horreur de la technologie m’ameneront a cette absurde croyance en Dieu.  Esperemos que no, que el odio a la ciencia y el horror a la tecnología no nos conduzcan a todos a la absurda, a la mezquina y miserable creencia en Dios.  Aunque parece que por ese camino vamos, la ciencia y la tecnología cada vez nos hacen más crédulos, más indefensos, más sumisos.

Por supuesto, tanto la existencia como la inexistencia de Dios son indemostrables, y tan absurdos pueden parecer los relatos de la tradición como las ficciones “ciéntificas”, que remiten a las absurdas quimeras de la alquimia medieval: “big bang” (obvia paráfrasis del Génesis), “agujeros negros”…

Precisamente como escritor, Reig debería saber que una obra no se puede interpretar sin haber leído desde su principio hasta su final–y eso asumiendo que se tenga más inteligencia que la de un ser “indefenso y sumiso” como él ante la tecnología, que no es el caso para todo el mundo, pese a su absurda extrapolación– y el ser humano tiene obvias limitaciones para interpretar  la novela eterna del universo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en asnos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s