Rafael Reig: amor de padre

Rafael Reig parece contento jugando el papel de simpático sátiro en su blog:

Esos juguetes sexuales que guardaba en un armario de Ikea modelo Foucault no debía de haberlos traído. Mira que me lo había advertido una voz interior.

Imaginaba a Fabiola descubriendo las esposas, el látigo, los anillos, las bolas chinas y los condones de sabores.

Puestos a imaginar, ya podría imaginar a Anusca, su pequeña (de edad) hija y frecuente protagonista de su blog, descubriendo sus sórdidos juguetitos. En internet o en armario. A su edad debería ver Bola de Dragón, no bolas chinas.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en asnos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s